CAT 2 Practice Question Lumos StepUp Spanish - SBAC Online Practice and Assessments - Grade 7 English Language and Arts

Lumos StepUp Spanish - SBAC Online Practice and Assessments - Grade 7 English Language and Arts CAT 2

         Get Full Access to Lumos StepUp Spanish - SBAC Online Practice and Assessments - Grade 7 English Language and Arts

Currently, you have limited access to Lumos StepUp Spanish - SBAC Online Practice and Assessments - Grade 7 English Language and Arts. The Full Program includes,

Buy Practice Resources
Printed  Practice Book Available For Grade 7 Click Here To Learn MorePrinted Books Lumos online Step Up Program is designed to Improve student Achievement in the Grade 7  Assessment Click Here To Learn MoreOnline Program

GO BACK

Desde el Escultismo para los Muchachos

“¡Hey! ¡Detente Ladrón!” Gritó el viejo Blekinsopp mientras salía corriendo de su pequeña tienda cerca del pueblo Kaffir. “Se robó mi azúcar. Deténganlo.”

¿Detener a quién? No había nadie corriendo a la vista, “¿Quién la robó?” preguntó el policía.

“No lo sé, pero me falta una bolsa de azúcar. Estaba aquí hace unos minutos.” El policía llamó a un nativo especialista en rastrear pero parecía un trabajo imposible para él conseguir el rastro del ladrón entre la docena de huellas cerca de la tienda. Sin embargo, empezó su tarea con mucha esperanza, con pasos cortos pero seguros, se adentró en el monte. En algunos lugares tuvo que marchar sobre un terreno rocoso muy duro, pero nunca bajó el ritmo, a pesar de todo, no había huellas por ningún lado. La gente se preguntaba cómo lograría encontrar el rastro. Aún seguía avanzando. El viejo Blenkinsopp sentía el calor y los pasos.

De repente el rastreador se detuvo y miró a su alrededor, había perdido el rastro. Luego, una idea le llegó a la cabeza y apuntó con su pulgar sobre su hombro al árbol que se encontraba cerca. Ahí, oculto entre las ramas vieron a un nativo con la bolsa de azúcar perdida.

¿Cómo hizo el rastreador para encontrarlo? Con sus finos ojos logró observar algunos granitos de azúcar brillar entre el polvo. La bolsa estaba rota, dejando un pequeño rastro de granitos. Siguió ese rastro y cuando llegó al final cerca del arbusto, notó una hilera de hormigas que subían el árbol. Iban por la azúcar, y él también, gracias a ellas lograron capturar al ladrón.

El Viejo Blenkinsopp estaba tan complacido que abrió la bolsa y echó un montón de azúcar al suelo como recompensa para las hormigas.

También le dio una palmada en la espalda al rastreador por su inteligencia al usar sus ojos para ver los granitos de azúcar y a las hormigas, y por haber usado su ingenio para saber por qué las hormigas subían en árbol.

¿Por qué el policía no pudo encontrar las huellas de entre todas en la tienda?